Mostrando entradas con la etiqueta OPINEÓN. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta OPINEÓN. Mostrar todas las entradas

27.9.14

EDITORIAL GUAMAÑANGA · ¿Qué volá con tu símbolo?

En el cubaneo nuestro de cada día ya no asombra encontrarnos que lo que dijo Pepito por la mañana por la tarde lo desmiente Emilito . ¿Qué volá con todo este key? En ese chanchullo manda cualquiera en su cuarto de tierra, "cualquiera" siempre que sea de la familia, como el sobrino de los biranenes, dueño de Labiofam que además de tener ya asegura’o el puesto y la empresa pa’l futuro se las da de creativo inventándole olores a los zurdos de seso sucio que necesitan embarajar la peste a penco con fragancias a "heroicidad y gallardía" 

¿Existe en ese prostíbulo tropical y resingópilo que es la dictadura el sentido del ridículo? ¿Alguien se da cuenta de que cada medida, comunicado, paso, decisión o resultado está marcado de partida en el ridículo más extremo? No basta que el estúpido mayor, el más grande caretabla de todos los tiempos sea la prueba viviente de que todos sus intentos de gloria fingida y engrandecimiento no le superen ni aún en vida, también hay que ver al impresentable de su hijo, más tonina que delfín, tipejo que vive de pasear la cara del esperpento de su padre en fotos, hablando de "dinastía Castro" creyéndose que mata con la frase cuando en realidad hunde un poco más el nombre y la esencia de un clan de ladrones, mueleros y guayaberos.

¿Qué coño es lo que está mal con está gente? Habla Mariela y la caga. Habla Raúl y la caga. Habla Tony y la caga. ¡Y el cabrón mayor que parió esta recua ni siquiera tiene ya que hablar para cagarla! Al final es aquello que, temiendo toda su vida, marca el signo de su apellido y el curso de esa casa de putas que ha creado. El ridículo en todo lo que hacen es el mejor castigo y nuestra mejor venganza disfrutarlo en todo momento desde el privilegio que da el ser parte de esta obra en desarrollo que está lejos de acabar, sobre todo porque no es como ellos quieren que acabe.

¿Y el cubano, qué? Se une zurdo y derecho, despojado y despojador, víctima y victimario en las cosas más impensadas, en lo inesperado que precisamente no es el clamor por un futuro mejor ni el cese de este secuestro de medio siglo o la denuncia del abuso y el robo. El cubano, chanchullero y chismoso, chancletero y chupatranca, peón manejable se une, afuera y adentro con el hecho de que a un soplatubo de apellido Castro le nieguen el placer de regalar a la comepinguería mundial unos perfumes con nombres de monigotes populistas y la flema robada de asegurar que "Ernesto es más amaderado y dulce con un dejo refrescante, mientras Hugo tiene un olor más suave, a frutos tropicales y se percibe menos penetrante".

Personalmente a este, su periódico Guamá, nos importa un coño si le ponen "Ernesto" a un perfume, "Fidel" a una calle, "Raúl" a un consolador... En fin, esto recién empieza queridos amiguitos y aprepárense porque acabará peor que aquel filme llamado “Perfume de mujer federada” donde al final no son más que eso, perfume que se esfuma. Habemus pinga, no se fájense.

20.9.14

EDITORIAL GUAMAÑANGA · ¿Cómo no tolerarlo?

En Mayami, capitanía desta ínsula barata, se ha formado el corre corre por un dúo de bardos que cantaron en un teatro de aquella ciudá loas a quienes son y serán loados por haber hecho destas lindes tierra de promesa. ¿Acaso hay mejores amos que estos que han dado a cada cuerpo la jambre redentora y el palo reparador y patrio con que cada indio, negro, capirro o jabao destas tierras mora y da vivas?

Y es que tanto allá como acá, aquende y allende estas aguas que nos separan de la acera de los blancos, late una comunidá templada al filo de la putería y la mariconá, elementos proverbiales de nuestra raza, que de baja y única no encuentra solaz solo en la postre frente a las altas mentes Biránicas que con chanchullos miles manejan, no solo a la negrada con diligente tranca entre hato y hato, si no también más allá destas orillas, con jineteríl empeño, halla sitio en los corazones de cuanto singao habita los cubiles del monstruo, de los malos que venden cosas buenas, del verde dólar con que no nos compran pero que nos coge regalados, de esos que día a día luchan y bogan por hacer de la Mayamense rivera la capital desta patria desde donde, en velado ejercicio se trabaja, piensa y adora a estos altísimos señores que cadenas nos enseñaron a arrastrar.

¡Pero con gran amor las arrastramos! Porque lo que no comprenderá jamás aquel que nos envidia es que acá, en los solares derruidos de Colón y La timba, arda en las almas del perraje la llama irresoluta que de amor se vuelca a nuestros patricios, a esos que quitando cada vez un poco han logrado cada vez más esto sea allá y allá sea esto, siendo uno solo el sentimiento que alimenta y une a este bayú, único, grande, nuestro, como según ellos, lo soñó Madtí.

No desesperar por cuatro o cinco que se opongan, que protesten con vacías bocas por las glorias que nuestros bardos despliegan por el mundo para grandeza de nuestros señores. ¿Acaso algo pueden? Lleno su cubil de pingueros elegiacos, jineteriles doncellas, arrepentidos tragaldabas, menesterosos chupatrancas, elevados intelectuales de rodilla endeble, infinitos mariconazos de veladas mentes, musicólogos de morrongénica escena, justificativos locutores de ágil lengua, complacientosos escribientes de plumas chupalísticas chorreantes de fana, onanistas patrioteriles, pajuísticos y nostálgicos compatriotas que perdida una Habana moran en una nueva pero siempre reverenciando a quien les quitó la primera y es que allí y aquí la materia fecal con que se ha erigido esta raza es la misma. ¿Cómo no tolerarlo?

Y bueno, dice Cubadebate, el blog del primer bate, con alarde de arrastra'o moringuero, que cantaron la muy mamona "Cuba Va" en pleno Mayami. Cuando cante el tal Chirino "Ya Viene Llegando" en plena Habana, nos avisan. ¿Lo tolerarán?

12.9.14

NI UN SÍ NI UN NO, SINO TODO LO CONTRARIO · Por Ramón Fernández-Larrea


(Presentación del libro "Enrisco para presidente". Notas de las que un día me arrepentiré)

Había jurado no presentar jamás a un político. Prometí, con lágrimas en los ojos que nunca hablaría de uno de ellos en favor ni en contra, sino todo lo contrario. Pero era muy feo hacerle un feo al primer cubano que enarbola como programa de gobierno El proyecto Trespatines, el más preclaro, el más lúcido, el más realista y divertido de todos los cubanos.

Me estoy refiriendo a José Candelario Trespatines, un hombre que conserva su completa vigencia. Un cubano que bien pudiera ser el único ejemplar del hombre nuevo, con su visión abierta, jocosa y contradictoria de la vida que sirve de apoyo a otro cubano visionario y enloquecido que aspira a ser presidente de Cuba en algún momento entre el 2018 y la eternidad.

Ese otro cubano lúdico y lucido al que aludo, que como todo cubano que se respete, vive en West New York, New Jersey o Miami, está hoy entre nosotros y responde, cuando le da la gana y lo oye, al cubanísimo nombre de Enrisco.

Enrisco toma su nombre y su esencia, y reúne en este libro todos los Enriscos múltiples que conforman su osadía y su valía como candidato único a la presidencia de Cuba en el cercano año del 2018. Encontraran en este libro-plataforma, sobre todo, su constante preocupación respecto a lo que tiene que hacer el comandante, y, sobre todo, qué hacer con el comandante.

En esta compilación demuestra, de ñapa, que es un cubano nato, un cubano reyoyo y natural, que opina de casi cualquier cosa sin habérsele preguntado.

Creo que tener alguna vez en nuestra triste isla, después del paso de tanto general y tanto doctor a un hombre desprovisto de títulos, imbecilidad y charreteras, sería un logro inconmensurable.

Que por fin nos dirija con sano desparpajo alguien con sentido del humor, será un profundo alivio, después de tanto pesao jorobando nuestros destinos.


Enrisco es un ser ácido, vitriólico, recio, pero a la vez un amigo fiel, un jodedor reflexivo, y un hombre discreto, capaz de no revelar durante muchísimos años que la causa verdadera de la muerte del General Arnaldo Ochoa fue una anemia aguda, como consta en el certificado de defunción que él tuvo entre sus manos cuando fuera historiador de la Necrópolis de Colón, que Dios tenga en su santa gloria a ver si la repara alguna vez.

Aspirar a presidente de una isla como Cuba, que ha sido colonia y república, y que ha tenido, incluso, gobiernos dentro y fuera simultáneamente, y que ha sabido ser colonia sin quererlo, y república también sin quererlo, es tarea de titanes. Y qué digo de titanes, de Tintanes y mucho más de Cantinflas. Sobre todo yendo a contracorriente de aquellas sabias y cada vez más preclaras palabras de Francisco de Arango y Parreño en su Discurso sobre la Agricultura.

Lo digo con conocimiento de causa. Durante el tiempo que viví en el país que pretende gobernar mi amigo Enrisco, comprobé que:


a. cualquiera lo gobierna

b. es prácticamente ingobernable

c. no vale la pena hacerlo.


Marque con una cruz la opción deseada.

A través de esos años, en los que siempre me acompañó la agradable sensación de estar en el sitio incorrecto en el momento equivocado, tuve constantemente estados anímicos diversos: euforia, tristeza, alegría inexplicable, entusiasmo revolucionario, desesperación, serenidad frente al enemigo, júbilo y muchos deseos de convertir el revés en victoria. Con todo eso, así mezclado, sin orden ni concierto, cualquier siquiatra de tercera, recomendaría una larga temporada de internamiento. Todavía, en ocasiones, sobre todo en las noches de luna llena, siento que soy un hueso duro de roer.

Blandir el Proyecto Trespatines como plataforma política, no es solamente un suicidio, ni una feroz automutilación. Va más allá. ¿A dónde? Nadie sabe. Pero es también un acto valiente declarar que luchará con todas nuestras fuerzas hasta dejarnos exhaustos, cosa que es buena, y es también una de las virtudes que el cubano actual ha alcanzado gracias a los esfuerzos de la revolución: no tiene que esforzarse para nada.


A su vez, Enrisco centra sus esfuerzos mayores en luchar contra el Imperialismo, una de las empresas más lucrativas, atractivas y confusas de los últimos cien años, y promete solemnemente no dejar que el papel sanitario caiga en manos de cualquiera, así como apoyar, sostener y respetar instituciones culturales ya folclóricas como son la chivatería y las colas.

No habla, en esa idea grandiosa que él llama socialismo del siglo XXII, de elecciones generales, ni de cambio. Mucho menos aparece en parte alguna de su plataforma casi insular la idea de alimentar nada ni a nadie, porque alimentar es un verbo que pudiera abrirle el apetito a más de uno, y en muchos sentidos.

En fin, el candidato manifiesta su sana intención de descojonarnos totalmente, sin exigirnos a cambio la alegría hipócrita del apoyo o las concentraciones populares. Es probable que durante su gestión presidencial la familia de Descemer Bueno pueda por fin conseguir algún que otro jugo de frutas.

Sé que lo logrará. O al menos, quedará sobre nuestras conciencias que lo logre o no. Sólo digo que para mí, solamente un hijo de la revolución, desencantado con la revolución, puede hacer la revolución. O no… Porque hemos logrado la libertad de hacer lo que nos venga en gana y la posibilidad de no hacerlo.

Si Enrisco lograra colarse en la presidencia de nuestra isla, espero que recuerde el apoyo que hoy le doy, y me toque con algún consulado, cancillería o embajada bien lejos de La Habana, que es como mejor se disfrutan las dictaduras.

No digo más. De algunos hombres que tienen en la frente la marca indeleble de su destino no se puede decir más sin caer en la vulgaridad de la ofensa.

Aquí está nuestro candidato lleno de futuro y pastelitos de guayaba. Aquí están sus ideas, tan grandes que son casi ideotas.

Lean, valoren, y después decidan. Lean y bótenlo, así con be de burro.

Miami Beach, septiembre 11 del 2018

25.8.14

EDITORIAL GUAMAÑANGA · El guitarrista de Hamelín

En estas lindes de su magestá ilustrísima, la eterna segunda, ha caído la mierda para salpicar a aquel que desde la tribuna, grácil poeta, puso su instrumento, lengua y cara pétrea al servicio de los señores de Birán, descojonadores desta ínsula, que en franca mariconá han hecho del desbarate un bien nacional, del condado Jaimaniteño pa' acá.

Y es que la villa está revuelta con los decires y los venires del bardo que se queja porque a la empresa de su propiedad y en mal gesto le está faltando la luz, ¡Por segunda vez! en varios meses, lo que no deja que se cumplan los compromisos que le reportan el baro y le garantizan la mesa, servida y con mantel a mil kilómetros del cable que jamo yo. ¿Acaso sabrá el guitarrero mayor la cantidad de veces que a uno le han quitao la lú en esta redacción, casa, bajareque y cuanto local habitable o no existe en estas comarcas? Y se queja por que son dos, cuando nosotros, negros, prietos, jabaos capirros, semiblancos y mulatos todos nos quejamos de lo mismo y más acabamos siempre en la Marista Villa, con luz pero de esa que no se apaga ni de día ni de noche, pa' ejemplar escarmiento.

Pues parece que ahora, pobre del cantor se le acaba la vida, sabrosa, hecha a la vera del malo mayor y a quien invoca, como si de un conjuro se tratase. A la hora de pedir explicaciones lo llama como si la pura mención de su nombre abriera las puertas que hace tiempo, con la lengua y el servil servicio de las seis cuerdas aseguró, ganando para si casa y hacienda donde montar una empresa internacional que le diera millones y garantía de no rozar con la masa, útil para llenar conciertos y dar perico y paula en la cantera, mientras jama madera.

Ahora se queja de que nadie le escucha. Que aquellos que siempre estaban, doblada la rodilla y el gesto agachón hoy día le meten curva cuando viene con la cantinela de qué lo quieren joder. Montado en el rabo de nube le tira a los pinchones que quieren verlo caer, por arrastrao y pa' que sepa que aquí todo cambió, y es que nadie le habla ni le escribe porque Silvio no entiende que aquí no hacen falta unos cuantos miles si no millones, como dijo Brunito en su momento pa' que le cacharan el cuento, que aquí no invierte cualquiera.

Y es bueno a las finales que la mierda en su caída lo embarre y lo ponga allí donde siempre debió estar desde que se creyó el guitarrista de Hamelín allá por los sesentas y ayudó a llenar las UMAP de pajaritos e inocentones, arrastrándolos  al encierro para luego desaparecer e ir, solicito a mamar. Tarde o temprano, estés donde estés en esta finca que es la ínsula todos están por debajo del más bajo y familia y no hay casualidá, el que la hace la paga, todita y en pccuc. A lo mejor ahora entiende el gran justificador de lo injustificable, el presta’o de siempre, muelero como ninguno, necio al fin que al igual que toda esa gente que descubrió hace poco, gente que puebla las guardarrayas destos realengos entre ingenio y central, que él también está tan jodido como ellos y hasta más de lo que pensaba.

10.8.14

EDITORIAL GUAMAÑANGA · ¡Baba la Babalución!

Baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba.

Baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba. Baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba.

Baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba. Baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba.

Baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba, baba.

Baba.

5.8.14

EDITORIAL GUAMAÑANGA · En nombre del caballo piojoso casi yegua con pamela

Identificar a aquellos que gozan de incontinencia verbal y son dados a contar todo lo que ven es fácil, sobre todo en Cuba donde quieren hacer ver que es en nombre del "pueblo", cuando es sabido que la chivatería es deporte nacional con subvención estatal. 

Producido con todo el amor que derrocha el MININT, esa fábrica de mongos verde olivo, puede sentirse en el aire y en las dependencias oficiales de generales hechos a dedo que orlan la mayor de las Antillas, que el chivateo también se degusta de oriente a occidente y de un lado a otro donde pareciera que a falta de mejores recursos, se está volviendo ingrediente indispensable para que el chanchullo adquiera tintes más elevados.

Esta disciplina trasciende nuestras fronteras y de ella participan individuos desde los más impensados rincones del mundo, diferentes nacionalidades y cargos, a todos les atraviesa por igual ese amor por el régimen Biranense de Labana, quienes disfrutan como pocos del principal rubro de exportación de la ínsula.

El chiva internacionalista es capaz de perder la virginidad mentaloanal por la “Patria”, porque ella es un caballo piojoso casi yegua con pamela, y lo que le cuadra de la susodicha es lo embravecida que aparenta ponerse sin soltar una sola lentejuela de su diadema cuando por sus santísimas bolas cree que es intocable.

¡Dejen la muela! Esa “Patria” no es más que egoísmo colectivo al servicio de dos o tres que se creen dioses que cuatro o cinco creyentes piensan que es humanidad cuando no pasa de ser tremenda mariconá. Al final, Quientusabes jamás le perdonó a Martí que fuera habanero, escribiera por el mundo y muriera en Oriente, mientras el moco biranense todavía le advierte a Granma(món), en Labana, que no sean portada sus muelas.

En fin, son tan mongos que creen que la gente no tiene memoria, todos esos que maman y difunden esos discursos tracatanes que se aguanten y ahorren lo que ganan con esfuerzo chivateríl, porque así como han exportado lo más bajo de Dondetusabes en nombre del caballo piojoso, muchos ya saben identificar la mierda que va dejando la casi yegua con pamela.

15.7.14

EDITORIAL GUAMAÑANGA · Luzbrillantoserismo

El platanal tiene de to’. Pa' quien quiera y quien no quiera entre finca y finca, de batey en batey e ingenio por medio en la ínsula barata están los que ni viajando más allá destas lindes sueltan el mojón mental que les metió su magestá malanga entre ceja y ceja porque por mucho que se saque al indio del hato no hay manera de sacarle el hato al indio.

Pareciera que los miembros destas recuas de in-felices dados al chivataje, el invento, el jineteo nacional y prolepinguetario no se dan cuenta ni mirando pa' fuera que el mundo mundial e' más grande que la plazal' vapor, y que toda la cáscara que hacen acá dentro entre guardarraya y matorral es, no solo mala, si no pingarrientosa en extremo, tocada por un sentimentalismo cagastrófico de macho que extraña a la mamá entre palo y tranca. Es que todos los piturrientos que pueblan esta ínsula, dados al mejunje mamalónico para con la volá, como que están cerra’os al mundo, creyéndose que lo que meten es lo último cuando no pasa, como dijera el insigne Machaca, de ser pura babazofia. Luzbrillantosería con unos conceptos y una guanajá que denotan una ínsularidá mental del carajo. Lo dicho se repite, ni viajando ni viviendo del cuento desde el ochenta salen del mojón.

¿Ejemplos? Uno, que desde los Mayamis cree se las sabe todas opingando de todo y ciberguapeando contra todos mientras espera su tan acostumbrada tranca. El otro que afuera se le tranca el jineteo culturoso desde los mismos Mayamis es acusado de que se le fue la mano cederista con las de blanco. Le falta boca pa' decir que no, que eso e' una calurnía, una mardá para conél, pero en Labana le faltan mano y pecho pa' recibir medallita del cuorum cotorríl de la Asamblea Nazional que abren puertas en cultura, radio y televisión. Y ná, nengro ta' callá, porque aunque le fue mal enfrente, la combatividá le abrió las puertas de su pueblo aunque con tan o tín sea allá o acá, es tremendo trajín, que Francis del Río no e' el único que se la sabe buscar arrimándose al palo, vaya.

¿Invidia? Que si Pablo, poeta cubano nacionaliza’o españó se operó en Galicía y no en el Calixto. Y no falta el que se desgañita clamando traición a la gloria esa que se ha viví’o del mulato consecuente que no quiso pasar por el bisturí de la patria, pero es que después de cómo salió Chavéz, ¿quién se atreve con la potencia? Milanés se opera donde le salga de sus cojones, o en su caso, de sus riñones. Lo que se llama con todas sus letras pura luzbrillante, porque no hay más nada que quemar en la isla y en sus orillas. Más, ahora, no falta el que cree que con la visita de Putin, (que según muelean algunos, ¡incluso en los Mayamis! es el más respetado líder de no sé qué) volverá la carne rusa regalá. ¿Dime algo?

Hay de tó caballero, chivatientes arrepentíos, dichidentes redentores, opinólogas de viajantes y lenguaslargas como las de antes… Y sí, el cambio viene, pero por detrá.

2.7.14

EDITORIAL GUAMAÑANGA · Si no supiese usted

De plácemes están en palacio los gordos esos que le dan tres vueltas a nuestras majestades, El Malo malanga y su hermana regente. ¿Así namá? se preguntará más de un guanajo que cruce la plaza entre jineteos espaciales y fractales. Así mismo, ¿o ustedes creen que los malos desta película son dos namá? Son muchos, los hay de esos que ven y otros que no ven y de los que saben y no saben o hacen como que no sabían, como ese que canta loas al que nos jodió y ahora se viene enterando, en hueco asombro, de que la masa en la cantera desde el primer día de la redonda mesa come madera.

No habrá futura morumba fuera del sociolismo de él y sus cumbilas.

Son tonga, dados al vacilón, la jama buena y el descaro abundante, pero eso si, siempre en nombre del pueblo. Esta el gordo Murillo, de amplio pescuezo y nombre al revés, que acusa a los guajiros de que por su culpa no crece el PIB nacional de la finca mientras al mismo tiempo reza que no habrá futura morumba fuera del sociolismo de él y sus cumbilas. Y es comprensible su apego al poder y su mamalonísmo, debe defender la panza y el puesto pues no tiene salú pa' otra cosa ni espinazo pa' doblarlo. Por eso lo da y se menea en la batea.

En la poma la cosa cambia a ritmo de plomo frío pero hay noticias que de vez en cuando despiertan una esperanza solo para verla caer centímetros más adelante pues en esta comarca no se llega lejos con sueños, que para eso ya se puede viajar. Los comercios, servicios, timbiriches y chanchullerías varias volverán a estar en manos de privados, anuncia desde el balcón uno que no se quien. No falta el negro que imagínese dueño ya de esplendorosa fonda y quiere sentar allí plaza donde antes, cien años o más, el gallego la tuvo pero basta el primer paso para que los cuatro muros sin techo que le alquilan a precio de bungaló le pare en seco el invento, que los blancos de Birán están librándose del peso muerto, echándoselo encima a los humildes, que pa' eso están.

El que quiera cambio que se mude y mande porque hay que devolver

Es menester que se sepa, se aprenda, comprenda, entienda y se trague aunque raspe, que los negros, capirros, blancos, jabaos, mulatos y cenizos destas lindes sirven al amo, afuera y adentro. Da igual sea en el corte, el taller o cantando en Miami, sobre todo cuando esta nueva manada de serviles civiles mentales y pajusos cerebrales sentimentales no tiene roña ni chacalismo para con los que nos han hecho tan buenos pa’ la frutabomba y el chorizo. Es su deber natural servir a quien derogó el derecho y entrampó el intento en pos de alcanzar el futuro con cincuenta y pico y tantos de avance involutivo. El que quiera cambio que se mude y mande porque hay que devolver, como si fuera un favor y no un deber, la doctrina gratis, la salud paupérrima, el paredón fecundo, la cana redentora y otras mil razones para el chantaje eterno. 

Y los bobos que crean aquello de que no hay dignidad sin libertad que no vengan aquí a joder pues existe un pueblo de carretilleros, cuidabaños, remendones, desmochadores de palmas, buzos, jineteras, pingueros y lustratrancas, guiados por gordos amanuenses de carro y servidumbre dispuestos a defender el sueño de sus mandantes porque aquí no habrá nada pero al fin y al cabo son felices porque fuera de las cercas del Ingenio y más allá de las cortas mentes, ¿con qué se sientan las cucarachas? …si no supiese usted, búsquelo en Google, si puede.

10.6.14

EDITORIAL GUAMAÑANGA · Actualicé le modelé, chivaté

Si de bailoteo se trata. Los capirros del manglar, así como prietos y blancuzos, lobos y mulatos, le meten en la misma costura al Demi-plié, porque es don de la natura el sabroseo, envidiado por todos, con que el cubano viene al mundo, cuando lo dejan venir. Y es que el baile es maravilla para al yuma divertir y a pesar de qué hay baile en la ínsula barata, igual le descargan los blancos fisnos y los no tanto, porque el tumba’o se hizo pa' que el esqueleto goce y no se apoce.

Y como el baile llama al gozo, sabroso, no lo hay mejor que la fuga como Fouetté en Tournant, ese deporte nacional y nuestro, en mayor o menor grado de las riberas del Almendares cuando ni el baile garantiza el escape pleno dentro de la orilla platanera de la república Biranense de Juana la Caimana. ¡Es que no se puede si la apretadera es mucha! por eso hay que ir echando porque la vida es cortiñanga y lo que se puede lograr en otros la’os pa' disfrutarla nunca se consigue en Labana, hágase lo que se haga donde solo bailan y gozan cuatro singaos en Pas de Deux.

Y es que ahora hay lloradera con los chamas que se fueron del Ballet Nacional que malichea la negrera de apellido Alonzo, experta en danzar para dictadores, (a Batista también le tocó su homenaje de la prima cabroncina absolutta.) Esos, los que se quedaron en Puerto Rico, dentro de poco empezarán a bailar para finos y conocedores del arte de la danza en el Ballet Cubano de Miami. Traidores les dirán más de algunos cuando se enteren pero, ¿por qué el abuso con los chamacofilos de tutús y mallas apretás? ¿Acaso Mayami no es la más cubana de las ciudades de la yuma? Y bueno, entrando en la analización. ¿La Florida no fue una provincia cubana en el pasado y acaso no puede serlo de nuevo? ¿Acaso Mayami no es la ciudad capital más exitosa de Cuba entera? Porque la verdá, su mérito está en qué no está en Cuba pero no estando la mantiene y lo que es un orgullo. ¡En Mayami sí que se cumplen todos los planes y se ganan todas las emulaciones!

Se quedaron y ahí están, fuera del terror que exporta el que viene de aquí en el más puro Brisé de Volé. Lo que hay es envidia del resto porque más de uno lo que quiere es bailar en Mayami, lo mismo en el balé que en una esquina, dígase lo que se diga. Pero es que la mariconá está que suena en el platanal caballeros, miren a Pedro Martillo el de la Hoz, orgullo de su apellido, censurando la revista de la Uneá al punto de qué no la dejó salir porque publicó un artículo de no sé quién y con el único pecado de no vivir en la cochiquera. Parece que no se ha entera’o que con el nivel de chiva que hay en la cubana ciudá del norte y la juntamenta de mayamenses que plagan Cuba toda, ya dá lo mismo quien escribe allá y quien publica aquí porque como dijo y repitió más de un cabrón, ¿hay cosa más linda en el mundo caballero, que un solo pueblo?

¡Actualízate al modelo, chivato!

Escaparon, huyeron... Más que suficiente. Mientras tanto están los que, sin ton ni son ni Port de Bras, opinan que si se hubieran quedado legalmente no fueran famosos ni les dieran trabajo y hasta los comparan con casos y mitologías de bolos ochenteros. ¡Hay que ser muy comemerdé en Relevé! Bueno, así es el chivaté.

29.5.14

AQUÍ NADIE SE ENGAÑA · Por Calderón de la Canoa

En geográficas cuestiones
existen sus sirigañas
que dan responsablemente
para cuantiosas marañas
pues aquí a nadie se engaña
sabiendo que de veldá
el embargo siempre ha sido
de Jaimanitas pa' acá.

CRÓNICAS DESTA ÍNSULA · En cuatro y anhelantes

Don Donohue puso la pata en el muelle de la Machina y al momento se abrió de patas ante su majestad La Segundona que lo recibió, dicen, con besito ruso. En las cuatro esquinas desta plaza y en la villa toda no se habla de otra cosa y hay negros que, desde ya, están marcando su cola y cuadrando su turno pa' cuando entre por la boca del puerto, en liberador arrebato, la yumería en pleno deseosa de ver cómo llevamos este XIX en esta ínsula de Biranenses señores, para gozar siendo jineteada como solo el mestizaje nacional destás tierras sabe, explayándose en tan acendrado oficio.

Desde la ventana de esta redacción los veo, trashumando sus miserias de un lado a otro del empedrado y ajenos a las grandes decisiones que se toman ahora entre los yesos del palacio de sus majestades en medio desta villa casi plana de despingados aleros y putrefactos baches y es que sí, en cada rincón se ve lo exitoso de la empresa privada que ha venido a disfrutar el americano, recibido con vítores de voluntariados voluntarios de Belén y San Isidro quienes en patriótico ademán con la diestra baten el banderín pintado en caluroso saludo mientras con la siniestra menean la tranca en el lomo de los habitantes del manglar y bateyes adyacentes.

Y es que Don Donohue está, como él mismo dijera, "disfrutando" porque, ¿qué otra cosa se hace allí, arrima’o a donde el sol calienta? Y entre carrera y carrera se le pasea en el coche del amo por las empresas nobles de capitales públicos que engrandecen los bolsillos del pincho o del pariente que se asan a la sombra verde del primero y el segundo. Oigo la protesta de cuatro o cinco, impíos, que lanzan preguntas incómodas ahora que pareciera que todo será bueno y al fin podrán, con dineros del imperio, construir nuestros imperialistas propios, aquí su otro tinglado a imagen y semejanza del de allá.

¿Que si los dineros eran públicos? ¿Que si las empresas eran del estado? ¿Que si ahora son privadas y tienen dueño? ¿Tan difícil es comprenderlo? Sin la mano generosa que nos guía la rienda y nos clava el bocado en la dócil bemba, qué sería de los negros, mulatos, cuarterones, jabaos y blancuchos destas haciendas. Hay que aguantar calla’os porque ya llega el momento de grandes aperturas y así como lo mandan del palacio todos debemos estar, en cuatro y anhelantes, que nos la metan de una porque lo demanda la patria. Y la negrada que se pudre en el cepo o la escalera, gritando de dolor entre cuerazo y cuerazo, ¡que no la vea Don Donohue! y que el trapiche gire como nunca porque nada mejor que el rumor de la máquina para ahogar las voces malagradecidas que no entienden que ahora y desde ya, con esto, se hace la nación.

14.5.14

EDITORIAL GUAMAÑANGA · F. del R. no entiende nada

F del R es una muestra de muchas cosas fulas y bajas que son normales en Dondetusabe. Se toma por oficio respetable prostituirse corporal e ideológicamente. F del R es otro "adtista" timbero y guaricandilloso que cuando salen al mundo y descubren que existen reglas y que el público consumidor de afuera no es esa masa cautiva de adentro que tiene un único chance, tragarse lo que le meten los medios oficiales, choca con la dura y es cuando le llega el momento de pensar, poco, pero de pensar.

¿Qué tengo allá y qué tengo aquí? Analiza el "adtista" de intercambio. En Cuba es famoso, con esa fama que da poder en los solares del barrio y con las sacaleches del coro. Singa, jama, toma, especula, jinetea, sobresale en su metro cuadrado de fanguito cochiqueral en que muchos están allá, los otros acá, en medio la cerca y todo es más manejable, posible, conocido y cercano.

Afuera no tiene ná. Ahí sí que hay que pulirla, pinchar en serio, ser bueno aunque tengas poco talento. Saber moverse, ganarla a pulso. Trabajar, para que un productor se fijé en uno y salga adelante, no ya entre ese otro público cautivo y nostálgico cubano de Miami donde la fórmula es la misma, el gentío idéntico pero más limpio, mejor alimentado y el guaricandillaje más emperifolla’o y con mejores trapos.

Y es que… ¡No es fácil! El médico no pudo, Isaac tampoco y como ellos una pila. ¡Imagínate tú! Ná mi hermano, ¿Quién está pa' eso? Ya Cao lo embarró con la muela. Lo salpicó cerca en el programa con esas pregunticas mongas que ahí dan de comer a una tonga de singaos pero allá significan que si no la juega, F del R no vuelve a salir ni cuando toquen la campanita pa' saludar al santo. ¡Y que bien lo sabe!

A F del R se le viene dura. Minutos de televisión, conciertos en la tribuna, giras por el país, entrevistas en radio, epítetos de dignificación, actividades con gente del ministerio, premios de los CDR, animación en hoteles y fiestas privadas, mucha bandida pa' relajar la vena, su lager, su rayita de vez en cuando y lo mejor de todo, frente a su micrófono con pista abarrotada de público esclavo que lo goza y celebra como en ninguna parte del mundo nadie lo hará jamás, al menos por ahora y mientras esté en el bombo.

Mientras tanto, los singaos de siempre mandando, esto que no va pa' ninguna parte. ¿A quién le interesa el cable que se jama la gente? La miseria, el camello, la policía abusando, el hambre, la necesidad, el atraso. La luz, el agua, los baches, los derrumbes, la muela hueca, la apretadera... Pero no, eso no le importa a quienes se sienten comprometidos con la mano que les dio de comer, aunque la otra te obligue a cagar.

Francis del Río, usted sabrá mucho pero no entiende nada, ni en Mayami ni en Labana

9.4.14

EDITORIAL GUAMAÑANGA · El ventanal de Isidora

“La profesión de humorista gráfico es un oficio seudo intelectual que exige dos habilidades: la habilidad literaria y la habilidad gráfica.

Estas habilidades son habilidades de tono menor, que es el tono del humor gráfico que casi siempre se complementa con la ayuda de palabras.

A pesar de su modestia, el humor gráfico es un oficio —nunca llega a alcanzar la dignidad de arte, ni literario ni pictórico— es un oficio, repito, difícil de aprender y practicar con cierta dignidad a causa de su hermafroditismo.”
Chumy Chúmez, La Dualidad del Humor Gráfico.


“La peor tinta es mejor que la mejor memoria”
Proverbio Chino

Al margen de interpretaciones, chismes y morumbas varias, lo que se obvia es la gritería de Isidora, que nunca está contenta, ni teniéndola adentro ni viéndola afuera. Temas como los diez millones aquellos, el tal Elián, los cinco u cuatro u tres chivas y la papa que no da Malanga, a la Isidora nunca le parecen suficientes en su fueguterinismo tropical.

Siempre quiere más y en el aire las compone. Ella tiene que embarajar la volá, su ineficiencia doméstica y su zanaquería elíptica le exigen gritar por la ventana pa’fuera cuando tiene el gao en llamas. El platanal tiene lo suyo, isla al fin. 

Y como para ir quemando etapas, Juana será libre porque nos toca y porque está claro que se hace lo que se hace porque hay que hacerlo y más ná. ¿Qué pasa si en dos abriles el Tuerto Espín abre la Asamblea Nacional del Cotorreo porque así su china padre lo quiso? Mientras tanto, todos los negros, capirros, mulecones, jabaos y semiblancos desta tierra estarán mirando al ventanal de Isidora adivinando qué se saca o qué se mete ahora.

No nos perdamos de la cosa que pica y tumba. Lo que se teje en el tejemaneje es la intención de la Trampa de que miremos pa’allá cuando aquí se juegan los descuentos. La negrá, según ellos, tiene que bajar el jocico y jocear ¿Quién así lo quiso y quiere? He ahí la verdadera cuestión. 

Así que caballero, dejen esa muela. La guanajá de qué aquello… tú sabe, que yo la vi y tú no, que te lo dijeron cuando estabas en cuatro y por eso sabes lo que sabes… La cosa es una, la de siempre, la única y más importante: La cochiquera está llena y al que calienta el agüita díganle que con ella se de una duchita, que no se pinten de impolutos porque ya se dijo que “total, las palmas son más altas y los puercos comen de ella”.

Y si le queda alguna duda, lea este, su periódico Guamá.

28.3.14

EDITORIAL GUAMAÑANGA · Inversionismo es la palabra de orden, dicen

En la morumba, que no cesa y se extiende, corre la bola calandraca de que lo cubano de ajuera podrán invedtil en la Cuba de aentro. Y la pregunta cae como mojón de plátano maduro. Por favor, ¿quién e' el que bota el número de que se puede ahora cuando antes no se pudo?

Malanga, el que manda.

No falta el inconcluso chiva tapiñao que dice, "la moná", porque… Que si la prensa no dice toda la verdad pero es sincera, que Kcho se hace el arquitecto de la cana yuma teniendo cana en casa, que la ley es trampa y dicha trampa es tan tramposa como y hasta más que la ley, y muchas más elucubraciones que no caben en el cayo, tierra de la mariconancianbulencia e ixlotes adyacentes.

Lo que no le cuadra a Malanga.

Rosa Mariam es la artesana del doctorado en espacio molar y tesista natural, es que con la protestadera en Cubazuela y la apretadera de aquellos tres, que no son fino ná la bolá que se pone prieta y el nudo a tres trozos, que si perro sin tripa no es perro, que Venezuela empieza en el cabo de San Antonio pero no tá lleno de cederistas, que si fulanito le dijo a menganito, que si mondongo le dijo a mandanga y gorgojo a malanga.

La esperanza del pasado que está por nacer entre los dicen que si pero no.

Madtí, que jamás imaginó a un Canel tan can, que el negro Maceo no sospechó a un Lazo tan agacha'o y el blanco bigotúito, que con la careputo que tiene y hablando que se va a retirar en tres sabe, pragmático, que la timba ta' por reventar,  la rampa sigue soñando a caños que le saldrá aquello de que te pongo a ti porque eres como yo; aunque sabe que el tuerto y la yegua que anda con patos no saben de aquello de que el machete, la lima y el futuro que está por venir en el futuro de la era que está pariendo un corazón de melón.

Que si tú que si yo, nosotros ustedes, aquellos y los otros es la bolá que se teje y el negraje se pregunta sin saber que será, pero, ¿como decirles que no hay manera de adivinar lo que no adivina ni aquel chino que fié médico alguna vez.

Hasta el árbol que nace recto, jamás su tronco joraba.

La bolá es que ni un singao del consejostao se acaba de aprender y es la ley de vida que viene. La mejor, la más completa y la que prima, pues debajo de to'a la mariconá que ellos creen que ahogó la didnidá y la cosa buena que aún tira, como brasa viva, debajo de las almas aparentemente muertas de allende y aquende esta orilla.

¿O no?


Púdranse.

18.2.14

EDITORIAL GUAMAÑANGA · El Latino es muy grande y la trova muy chica

"El aluminio está Maduro"
Aunque el parque esté lleno, no hay que calentarse la cabeza con los necios. Parecen machos pero en verdad son muchas y ya tienen sus bacanes que los malichean a diestra pero sobre todo a siniestra. Lo importante es cuidar la mesa con mantel y la mascota llena. Porque, ¿qué cosa fuera, corazón, del necio sin gozadera, perreadera y fasteadera?

Nada.

No todos pueden ser como Pablito, no el efegé, el Milané que al principio lo tildaron de blandito y a las finales salió como el más machito. A Silvio le gusta todo ese cordel porque, señores, según ellos QuienTuSabe es el padre  de todos los cubanos y el punto de las seis cuerdas se cree el padrastro de los negros, mulatos, capirros, mulecones y blancos todos desta ínsula. Tony, pobrecito, sobrino putativo del muelero de los días y flores, lo que quiere es tener el bate por el mango y que los negros de dotación jueguen "gato viejo" pa'él, porque su papi y su tío, el segundón, mataron hasta la caña.

Por eso, diga lo que se diga El Latino es muy grande y la trova muy chica. Hay mucha gente que no quiere jugar el cuatro esquina descara'o ese que ellos suelen practicar. Maduro, el cargabate, lleva la podrida por chiva, arrastra'o y payaso. No hay tiro ni bala que pare a la gente cuando la gente quiere, ¡y baba menos! Por suerte el gran baboso que nos durmió en los laureles,  claveles, gladiolos y matorrales marabucientos varios, está en el banco hace rato y va fao sin bola.

Pero, ¿qué hacer? Chucho con cuero, y mantenerse ojo avisor porque hay que ser muy comemierda para no saber de dónde viene las fotitos trucadas sobre Penezuela y más encima, compartirlas y ser parte del juego UCI-G2. Que algo bueno salga de todo esto y que los payasos populistas, mueleros oportunistas y descara'os castristas-chavistas no se repitan.

Que sirva de lección para aquellos plebeyos mamahuevos. Tanto la derecha como la izquierda, mamones todos, cuando les tocan sus intereses reprimen por igual. Capriles cada día más majunche y  mamalón y el tal Obama normal, natural, como la tal ONU, que no pone una.

8.2.14

PAÍS JODIDO

“Era un país que estaba tan, pero tan, pero tan jodido que sólo se enteraba de lo jodido que estaba cuando perdía en pelota”.

6.2.14

EDITORIAL GUAMAÑANGA · F con F... ¡Azúcar!

En las cabezas de los hombres que hablan de problemas que no resuelven y en la de los negreros y mayorales de Birán y Miami, Cuba es una isla llena de negros, mulatos y capirros con buenos brazos pa' cortar caña y cantar consignas de Sara González y/o Gloria Stefan. Ahora andan formando molote los hermanos Fanjul, unos hermanitos que les importa tan poco los cubanos como tan poco les importa sus modernos esclavos que financian, a mocha limpia, lo mismo al hijeputa de Bush que al puto de Clinton. Como que les bajó la azúcar prieta pero tendrán que chuparla con caca.

Pero más descara’o es el mal gobierno de Dondetusabe, por que para dejar entrar, acurrucar y azucarar a unos tipos que según ellos mismos han financiado a la “mafia de miami” y al mismo tiempo devolver a ciudadanos por participar en alguna protesta pacífica, hay que tener la cara durísima. El tal Fanjul no, él puede ir de visita a la recholata sabrosa porque va a juntarse con una casta como la suya, hermanadas por el descaro y la mariconá, el abuso para con aquellos que están abajo, porque pa' los Fanys y los Fifos el resto estamos detrás de la cerca, fuera de la finca haciendo cola pa' pedirles una mocha y derretirnos en el corte al ritmo de comparsa cederista.

Al magnate azucarero le cuadra la morumba y se entiende con los bichos del biranato porque a las finales la dupla mala de Labanazúcar hizo lo que la de Floridazúcar no logró, poner a trabajar a la gente de gratis y de sol a sol, lo que bien mirado despierta ánimos sociolistas en el alma de cualquier ricachón y más cuando le debe la fortuna a la sangre ajena. Los Fanjul, como el bireinato biranense, están en todas pero hacen como que no están en ná. Bueno, que se aguanten, que la guagua está llenísima y no abre por atrás.

No hay peor tortura que la paranoia y la incertidumbre.

28.1.14

SOBRAS COMPLETAS · Tomo LXXXVII pág 55

“Hay pueblos frágiles hechos de hombres vergonzosos, donde el valor y el decoro se miden por lo que se posee. Y de nada sirven los buenos que se arremolinan ante lo injusto si tal como los que se venden ponen precio a sus virtudes con el disimulo y el oprobio que da el silencio ante el crimen”.

6.1.14

CRÓNICAS DESTA VILLA · Quitrín con Yugo

¡Al fin! fue el grito que soltó Jacintico al entrar en la redacción esta mañana volcándome el tintero. ¡Al fin! grito de nuevo y no pude más que calmarlo con yiti dominante que de un guatacazo púsolo en su sitio, y es que venía, dijo, tan contento y dando vivas al eterno segundo que dejó una raya en la esquina de la plaza no más doblarla hecho una flecha por venir a avisarme. ¿Qué? que ya en la villa descorrían los telones del comercio y aquellos oscuros y obtusos también que un día prohibieron al común de los naturales tener carruaje propio y era que la ciudad se arremolinaba toda con la buena nueva y Jacintico no paraba de saltar de alegría convidándome a la calle sin espera, "te convido a creerme cuando digo futuro", soltó y eso hicimos, entre la algazara de las gentes y los gritos alegres de pingueros y cuentapropistas, ir de prisa a ver los quitrines que desde hoy ya venden los blancos de la raspadura al negraje alborozado.

Llegando a la plaza nos sorprendió el bulto, ¡allá tu los ves, allá! gritaba Jacintico sin dejar de saltar mientras el bayú ardía confuso con presagios que al acercarnos anunciaban morúmba. Al tiempo que avanzábamos pude ver conatos de reyerta en la cara de algunos pardos y morenos que no pasaron a más por la resuelta llegada de un piquete de monos voluntarios. ¿Qué pasaba a esas horas que de la profunda alegría se trocaban los ánimos en una especie de militante y cederista tristeza? No tardé en hallar la respuesta al pie de las pulidas ballestas de los quitrines, volantas y carruajes varios que lanzaban al sol refulgencias de cuero y metales. Y era que allí, en debidos cartelitos rezaban, en pesos fuertes, los precios de venta que de altos habían dejado muda a la negrada imaginativa y creyente que desde anteayer contaba centenes soñando con que les había llegado la hora de arrojarse en los mullidos asientos de encarnado satén. Ahora despertaban, al pie del cañón, cachando que su puesto, a juzgar por el guaniquiqui exigido, seguiría siendo el de arriba de la bestia que embutido de levita, bota alta y chapilla corresponde al calesero.

Y hasta a mi, avezado observador de las cosas todas que he visto de más y de menos, me sorprendieron las sumas que piden los agentes de su magestá por aquellos tarecos, ¡¿con qué se sienta la cucaracha?! gritó Jacintico herido su sueño, hecho pedazos su anhelo titimaniaco hasta que una tonfa salida de la nada lo volviera a su típico y obediente candor. Y si, señores que leen estas líneas, no solo es esa la pregunta si no que de ella salen muchas otras, ¿quien fue el que calculó y con qué los precios de aquellas cabalgaduras que de duras no hace que valga dar lo que pide su señoría por ellas? Esta y muchas otras que aquí no caben dicen lo que sienten y lo que se esperaba, que para negros, mulatos, muquenques, mulecones, capirros y desteñidos habitantes de estos bateyes ha de primar el paso doble y la guaguita de San Fernando, único recurso del que disponen y al que se les condena y ordena desde las salas brillosas de la casa de gobierno, allá, a la sombra de la raspadura.

Y para aquel que se queje y crea que hay desatino en lo ordenado por los patricios que nos gobiernan que se acuerden de que aquí el cuartico está igualito según el dos, que haga memoria de todas la veces anteriores en que cuando menos parecía llevar en la bolsa los malvivientes desta ínsula y que ni en un solo barracón de estas lindes quedaba un kilo, no más llegados los cambistas feroces y ministeriales con sus cuentas y espejitos de falso oro y plata no demoraban en correr los cientos por cuanta chuchería de precio infla'o sacará a la venta el comercio de nuestros señores mandantes. Porque parece que no hay pero siempre aparece quien suelta la morocota en el especule secular que nos caracteriza y si no hubiera ya, tocará a los idos proporcionar a los quedados los medios para el quitrín soñado pues en estas comarcas y mandando quienes dejamos manden todos vamos enyuntados con yugo, narigón y hasta capados los muchos, estén allá donde estén.

22.12.13

EDITORIAL GUAMAÑANGA · Respeto era verde y se lo comieron los chivas

Respeto, palabrita que viene de quienes, por 55 (¡cinquenticinco!) se han tira’o peos en nuestras caras. El tal Raúl Campos Ruz no es nadie en este mundo y pide no sé qué bobería a Obama sobre su sistemita y reformitas, ya se pueden imaginar quién coño es Perro de la Hoz pidiendo respeto a quienes vuelvan a Dondetúsabes.

¿Esa es una isla o una finca? Cubirán, la respuesta está clarita hace un cojonal de años. Pila de descara’os es lo que son ustedes, seudocomunistoides.

Cuando bajen el precio al más mundialmente caro de los pasaportes, terminen con la censura, los permisos de entrada, la mariconá obsoluta. Cuando al menos, ¡al menos! pidan perdón por todos los abusos migratorios, sociales, ideológicos, psicológicos, materiales, espirituales, familiares… Podrán pedir, (¡no exigir!), “respeto”.

Esta gente está falte pinga o bollo, nadie que singa rico se preocupa de que lo respeten. Estos tipos están desesperados, están que arden. Porque oiga, hay que ver que ya nadie les cree, cada día son más los que les da lo mismo la “revolución” y menos aún los “revolucionarios”.


Y como dice la canción, nuestro apoyo incondicional para los indignados del mundo desde el país de los resignados. Mientras tanto, en este, su periódico Guamá, vamos y/o regresamos cuando no tengamos que “respetar” a nadie. El respeto de gana, no se exige. Es más, como nos diría Boris Larramendi: “Respeto era verde y se lo comieron los chivas”.