3.2.13

NOVEDAD LITERARIA

El texto que se nos presenta recalca entre otros alicientes, la ausencia y procacidad del autor que en faster inter-mundístico y desde Suecia nos reafirma que no hay morumba psicotrópica que dure la mazamorra que venden en el Labana y menos muela, cabezolística frontal ni ocurrencia de enredo y/o barulleque en los cielos del mundo como dijera el tal Alarcón, guayaboso y objetivo en la durma silenciosa que lo mantiene empillamado y ajeno a las mieles del poder por estos días.

En elíptico lenguaje y trashumante literatura, este libro nos recuerda que aparte de la bobería transcéptica y la gozadera apoteósica de los mayimbes no hay nada que ver allí donde el Yuro, ya quebrado, se adelanta en su atraso porque no existe interés ni motivo a estas alturas para pisar el BoBoliviano para ver donde le dieron tun tun a un chiva, ícono fula, matacubano porque si, de pulovito en cheo de verdá.

Y que conste que hay que avisar al moropo frentoso del ex presidente de eso llamado, humorísticamente, asamblea nacional de que no, no es plana la tierra y menos con fin, como versa en la morronguera mental del otrora encumbrado y nunca más choteado, babosérico e indecente dirigentoso, venido a nada.



4 comentarios:

Güicho dijo...

La versión sueca es menos violenta. El Che muere asfixiado en la aldea de Hikversum entre las opulentas tetas de una joven sargento de policía llamada Tora.

Anónimo dijo...

Donde compro esta version??? la quiero, la quieroooooooooooooooooooooooooooooooooooo!!!!

Anónimo dijo...

!Que acertado en sus descripciones sobre el ex jefe de los controladores de tráfico aéreo ha estado el Rufa! Felicitaciones.

Cheito dijo...

Ahora resulta que el Che, tambien se alzo' en los alpes Suizos.!!!